martes, octubre 04, 2005

de Mario Alberto

El camino de tierra de Isabel
ya no se acuerda de mi.

No me recuerda su puerta
no me recuerda su alma.

Hasta los perros de su casa
volverían a morderme
por primera vez...

No hay comentarios.: